¿Quién puede reclamar?

Toda persona, física o jurídica, que no se haya lucrado con la venta de un inmueble.

Ante todo se tiene que dar una premisa imprescindible: Que tras la transmisión y como consecuencia de esta, el sujeto pasivo o bien no ha ganado dinero o bien haya sufrido pérdidas, es decir, los gastos de la compra (o el valor declarado en la herencia) son iguales o superiores a los de la venta.

Se pueden dar 2 casos:

  • Ya he pagado la Plusvalía Municipal: aquellas personas que ya hayan liquidado la Plusvalía Municipal y por lo tanto tendrán que iniciar el proceso solicitando del Ayuntamiento en cuestión una devolución por ingresos indebidos. (*Nota: El derecho a solicitar ingresos indebidos caduca a los 4 años desde la presentación del impuesto).
  • Acabo de vender mi casa y todavía no he liquidado la Plusvalía Municipal: En este caso hay que hacer una liquidación del impuesto explicando y probando la pérdida o la inexistencia de beneficio sufrida con la transmisión. A partir de ahí, a pelear con el Ayuntamiento en cuestión.

En cualquier caso, el Ayuntamiento NO lo va a poner fácil, y de momento, hasta que no salgan más sentencias favorables al contribuyente, lo más probable es que para conseguir la devolución/liquidación haya que recurrir al Contencioso Administrativo (juicio contra el Ayuntamiento). Afortunadamente, los Juzgados están dando la razón al contribuyente, aunque todos los profesionales del ramo estamos pendientes de que se pronuncie el Tribunal Supremo.

Consideramos que es muy importante comenzar los trámites de reclamación cuanto antes, ya que, en caso de que finalmente se pronuncie el Tribunal Supremo y permita declarar no sujeta la Plusvalía al contribuyente que pruebe no haber obtenido beneficio, lo más seguro es que NO lo haga con carácter retroactivo (al igual que ha hecho con la cláusula suelo de las hipotecas en su sentencia de 9 de mayo de 2013), de manera que aquellas personas que no hubieren reclamado con anterioridad al pronunciamiento del Supremo será muy difícil que reclamen con posterioridad.